PARQUE NACIONAL DARIÉN – PANAMÁ
OBJETO DE CONSERVACIÓN: BOSQUES
INDICADOR: ABEJAS DE ORQUIDEAS

La presencia o ausencia de insectos, su cantidad y diversidad son indicadores de la calidad ambiental de determinados ecosistemas. Las abejas de las orquídeas (Euglossini) son un grupo de insectos que actualmente se utilizan como indicadores en estudios de biodiversidad, fragmentación del hábitat, grado de perturbación de los bosques y estado de conservación de áreas silvestres, entre otras; por lo que las abejas como potenciales indicadores resultan esenciales, dada su importancia en el mantenimiento de las comunidades naturales y en el proceso de recuperación de áreas perturbadas, ya que intervienen en la reproducción de más del 50% de las plantas superiores (Angiospermas), al actuar como vectores de polen (polinizadores).

Objetivo:
Aportar información científica sobre el estado de conservación de los bosques, para brindarles las herramientas científicas a los tomadores de decisiones, y así evaluar la efectividad de las estrategias de conservación en el Parque Nacional Darién.

Resultados:
Un total de 2,069 machos pertenecientes a 30 especies de abejas ubicados en los géneros Exaerete, Eufriesea, Euglossa y Eulaema fueron capturados usando tres atrayentes químicos-artificiales y a través de dos métodos de colecta, manual y trampas McPhail.

Euglossa tridentata (523), Euglossa imperialis (378) y Euglossa hansoni (219) fueron las especies más abundantes. Se encontró diferencias significativas en la abundancia de abejas, en los dos estratos del bosque; pero no hubo diferencias significativas en la diversidad, sin embargo, en el sotobosque se registraron la mayor diversidad y abundancia.

La diversidad de las euglosinas es un buen indicador, no sólo de la riqueza de la comunidad de abejas, sino también de la diversidad de plantas con flores (Roubik y Hanson, 2004); de igual forma queda evidenciado con nuestros resultados que las abejas de la orquídeas nos demuestran el buen estado de conservación que actualmente se encuentra los bosques tropicales específicamente montanos en el Parque Nacional Darién, en la Serranía del Pirre (Santos A. 2013).